Escríbenos

 

 
Restauración de Fuentes y Manantiales en la provincia de Cuenca
 

Metodología

 

          Dentro de este apartado son varias las cuestiones que tenemos en cuenta, entre ellas:

Selección de las fuentes objeto de la restauración:
          
          Son muchísimas las fuentes o manantiales que necesitan acondicionamientos o reconstrucciones, pero como los recursos de que disponemos son limitados debemos optimizar el empleo de éstos para conseguir la máxima eficacia en la consecución de nuestros objetivos. Por ello, aplicamos criterios de selección en función de varios parámetros, como:


  • Accesibilidad del público a las fuentes. Es mucho más rentable, desde el punto de vista social, restaurar aquellas fuentes de fácil acceso ya que se incrementa la afluencia de usuarios. De tal forma que aquellas situadas junto a carreteras, caminos, senderos, elementos patrimoniales, construcciones de importancia etnológica, etc, serán más usadas y, por tanto, mejor aprovechadas que si decidiésemos recuperar una fuente en un lugar inhóspito e inaccesible.

  • Valoración popular. En todos los pueblos existen fuentes que están mejor consideradas, a nivel popular, que otras. Ya sea por creencias populares sobre las propiedades del agua o por cualquier otra cuestión, hay determinadas fuentes cuya restauración tiene una mejor acogida por parte de la ciudadanía. Elegir adecuadamente nos puede proporcionar ayuda social a la hora de realizar los trabajos de acondicionamiento; además de conseguir el reconocimiento social de la actuación.

  • Mejora ambiental. No debemos olvidar que este proyecto persigue, fundamentalmente, fines ecológicos; por lo que las actuaciones deben contemplar aspectos de mejora y conservación ambiental, al margen de que puedan y deban compaginarse con otros objetivos como la conservación del patrimonio. Por tanto, a la hora de seleccionar las fuentes también tenemos en cuenta aquellas en las que podemos realizar actuaciones de conservación y mejora ambientales. Por ejemplo, aquellas fuentes desprovistas de vegetación que cuentan con un terreno público alrededor, son convenientemente repobladas con árboles y arbustos autóctonos procedentes de la escuela vivero con que cuenta Esparvel en el municipio conquense de Sotos. Otro ejemplo de mejora ambiental sería la construcción de pequeñas balsas o pozas naturales sobre el terreno en las que pueden beber con mayor facilidad animales silvestres, a parte de constituir el nicho ecológico de un buen número de especies vegetales y animales que poco a poco irán colonizando estos lugares. Los refugios o reservorios de fauna y flora en el interior de pilares y estanques sería otra de las medidas, estrictamente de conservación natural, adoptadas en el proyecto.
   
Aplicación de tipos constructivos y materiales tradicionales:
 

          Si tenemos en cuenta que uno de los objetivos es la recuperación y mantenimiento del patrimonio popular, estamos “obligados” a respetar y reproducir (en la medida de lo posible) las formas de construcción utilizadas en el pasado. La elección de una u otra forma constructiva de una fuente no es fruto de la casualidad; sino que responde al uso que se pretende hacer de ella. Por este motivo existe un amplio abanico de posibilidades, ya que no debemos olvidar que la ausencia de tecnología del pasado se suplía con ingenio e imaginación.

         A las utilidades más extendidas como lavaderos o abrevaderos se suman otras, menos conocidas, pero no por ello menos importantes, como las fuentes acondicionadas para destilar aceites esenciales de plantas aromáticas o las que usaban la fuerza del agua para espantar de la siembra a animales silvestres que podían ocasionar daños. Es evidente que hoy en día las fuentes ya no cumplen estas funciones y la recuperación de estas formas constructivas tampoco pretenden la reimplantación de estos usos. De lo que se trata es de mantener viva una Historia, más o menos reciente, a través de aquellos elementos cotidianos que usaban nuestros antepasados.

         Otro tanto cabría decir de los materiales utilizados en la reconstrucción. Si queremos mantener este patrimonio tal y como estaba, es imprescindible utilizar los mismos elementos que nuestros antepasados, que supieron optimizar los recursos con que contaban para satisfacer sus necesidades.

         El uso de la madera, la piedra o la cerámica no solamente reproducen los materiales utilizados en el pasado, sino que, a nuestro juicio, hoy en día siguen siendo válidos y extremadamente funcionales, superando en muchos casos las cualidades de los “modernos” materiales que suelen utilizarse en exceso. Por tanto, defendemos que estos materiales pueden cumplir igual, sino mejor, las exigencias que requieren las construcciones de este tipo.

         Este planteamiento, sin embargo, no es válido para la totalidad de los elementos de una fuente. Por ejemplo, en las conducciones de agua, que en algunas ocasiones superan los 200 metros, utilizamos materiales modernos que dejamos perfectamente camuflados e integrados en el entorno. Lo mismo sucede con algunos muros, en los que sus dimensiones aconsejan el uso de mortero; utilizándolo únicamente en las cantidades imprescindibles y ocultándolo de la vista del observador.

        
   
Involucrar a vecinos, agentes sociales y Ayuntamientos:
 
          Este proyecto va más allá de la estricta restauración de las fuentes, además queremos que en estos trabajos participen además de los voluntarios de Esparvel, los vecinos del pueblo afectado, las organizaciones sociales o vecinales y, por supuesto, los Ayuntamientos. Esta búsqueda de colaboración no persigue contar con mano de obra gratuita o con algún tipo de subvención, sino que el objetivo principal es que los vecinos y sus Instituciones se mentalicen de la importancia que tiene conservar su patrimonio y ponerlo en valor. Y no hay mejor forma de apreciar algo y de conservarlo que participar en su construcción.

         Según la experiencia de Esparvel en proyectos similares, la participación popular y pública es fundamental para la apreciación de proyecto y para la conservación posterior de las fuentes. Sin embargo, y precisamente en base a esa experiencia, desaconsejamos basar la ejecución de la actividad exclusivamente en la participación pública o popular, ya que no siempre los Ayuntamientos o los vecinos están interesados en colaborar, y por eso no va a dejar de hacerse algo que consideramos necesario. De tal forma que en aquellas ocasiones en las que falla la participación popular es Esparvel quien realiza por entero la actuación, garantizando que ésta quede terminada.
 
Actuaciones ambientales:
 
         Son muchas las mejoras que podemos efectuar en el medio ambiente, únicamente con un poco de sensibilidad conservacionista y aplicando el sentido común. Son esos pequeños detalles que distinguen una actuación respetuosa con la naturaleza de la que no lo es. A continuación citaremos algunos ejemplos de estas actuaciones.
  • Si tenemos que construir un muro, procuramos utilizar el mortero estrictamente necesario, dejando libres los huecos entre las piedras para que puedan ser ocupados por animales y plantas.

  • Si tenemos que restaurar un pilón, primero acopiamos el lodo y los sedimentos para volverlo a verter una vez restaurado, así no se destruye material biológico y se garantiza una rápida colonización del pilón tras su reparación.

  • Si la actuación lleva aparejada una repoblación, hay que seleccionar cuidadosamente el tipo de especie que plantaremos en cada una de las zonas de la actuación, buscando unas buenas condiciones para el desarrollo de la planta.

  • Etc.... (Se adjuntan los criterios necesarios para la ejecución de fuentes y abrevaderos).

 

Volver

 

 

 

   
Agrupación Naturalista Esparvel Cuenca
Aptdo. Correos 276 --16080 CUENCA
-C.I.F. 16235764G