Escríbenos

 

 

Actualidad

          Esparvel ha denunciado públicamente la deplorable situación en que ha quedado el viejo acceso al vertedero de Cuenca, tras la puesta en funcionamiento del nuevo centro de tratamiento de Residuos.

          Para resumir se puede decir que las Administraciones han estado más interesadas en inaugurar las nuevas instalaciones del centro de R.S.U y su flamante carretera de acceso, que en limpiar y acondicionar el acceso al viejo vertedero, donde se acumulan montones de todo tipo de residuos, algunos muy peligrosos, a lo largo de más de medio kilómetro de un tramo de carretera en desuso.


          Esparvel publicó en la prensa local un artículo denunciando esta situación, titulado “La otra cara del vertedero”, (que se reproduce a continuación) y en pocos días se vieron sus efectos. Creemos que el Ayuntamiento de Cuenca, directamente o a través de terceros, se ha encargado de retirar los vertidos y ha cerrado el acceso a vehículos a esta zona.


          Desde Esparvel aplaudimos esta rápida reacción, pero demandamos una limpieza a fondo de la zona y una solución definitiva para la restauración ambiental de estos terrenos que, además, forman parte de una Cañada Real.

          Por este motivo, y aprovechando el anuncio de licitación para encargar la redacción del proyecto que sellará el viejo vertedero de Cuenca, hemos solicitado de la Administración regional que amplíe esta actuación restauradora a las zonas colindantes al viejo vertedero que se encuentren deterioradas como consecuencia del funcionamiento de éste, aportando de esta forma una solución definitiva a la degradación ambiental de la zona.

          Esperemos que la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha sea rea receptiva a nuestra propuesta y se pueda arreglar el problema para siempre y sin parches.

 

LA OTRA CARA DEL VERTEDERO

          Menos mal que los conquenses ya estamos en la avanzadilla del siglo XXI en cuanto al tratamiento de residuos. Hace no mucho tiempo éramos testigos de la puesta en marcha de la nueva planta de tratamiento de residuos sólidos urbanos, inaugurada a bombo y platillo por las autoridades correspondientes. Ya somos modernos y como todo tiene un precio, el Ayuntamiento de Cuenca ya ha gravado a los ciudadanos con un nuevo impuesto que supuestamente recaudará el dinero necesario para tratar adecuadamente las basuras que diariamente generamos en nuestros hogares y, por supuesto, el objetivo último es proteger el medio ambiente. ¿Quién osaría atreverse a dudar sobre la preocupación medioambiental del consistorio conquense, después de ver como la naturaleza se ha convertido en bandera y reclamo de esta ciudad?


          Permítanme ustedes que yo dude sobre esa preocupación. Es más, estoy convencido que el medio ambiente les importa un bledo a nuestros ediles, que andan más ocupados en asegurarse los votos que les han de mantener un tiempo más en su sillón; por desgracia la protección de la naturaleza da pocos votos. Esta desidia hacia la naturaleza no es nueva y la han mantenido a lo largo del tiempo ayuntamientos de distinto signo político, pero hoy le toca aguantar -este humilde chaparrón- a quien gobierna el Ayuntamiento.

          Me gustaría que las insignes autoridades que acudieron a las diversas inauguraciones que se hicieron del nuevo centro de tratamiento se dieran una vuelta por el antiguo acceso al vertedero. Allí podrán comprobar con sus propios ojos como el subdesarrollo no está tan lejos de nosotros. Podrán ver como se acumulan montones de basura de todo tipo a lo largo de medio kilómetro de la vieja carretera que quedó en desuso hace ya unos cuantos años. Allí, ocultos de la vista de los ciudadanos por unos pequeños montículos y por unas maltratadas carrascas, se acumulan escombros, miles de ruedas, residuos tóxicos, latas y filtros de aceite, vidrio, colchones, sillones, ….. un completo muestrario de la basura que somos capaces de generar y arrojar sin ningún pudor en mitad del campo. Nunca ha sido más cierto ese proverbio popular que dice “ojos que no ven ……” Por cierto, en el tiempo que duró mi visita a este lugar, pude comprobar el trasiego de ciudadanos que, sin ningún pudor, vaciaban sus vehículos de basura, como si fuera lo más normal del mundo.


          El Ayuntamiento de Cuenca ya es moderno y está acogido al Consorcio Provincial para el Tratamiento de Residuos Sólidos Urbanos, pero se ha dejado en la puerta de atrás del nuevo centro cientos de toneladas de basura que se van incrementando día a día y que no parece tenga la intención de retirar.

          No vamos a quitar la responsabilidad a los desaprensivos que se aprovechan de la nula vigilancia ambiental que ejerce el Ayuntamiento para dejar su basura en cualquier sitio, éstos son los primeros responsables, pero no los únicos.

          Creo que la naturaleza agradecería que se dejaran de fastuosas carpas y vinos de honor en las múltiples inauguraciones que hacen para una misma obra y dedicaran unas horas de maquinaria a retirar adecuadamente esas montañas de basura que se acumulan a las puertas de Cuenca, ciudad patrimonio de la Humanidad.

Agrupación Naturalista Esparvel Cuenca


 

 

   
Agrupación Naturalista Esparvel Cuenca
Aptdo. Correos 276 --16080 CUENCA
-C.I.F. 16235764G